Ubicado en el centro de Isla Colon, el Buena Vista ha sido un pilar de la vida en Bocas desde hace 20 años. Es popular con locales y turistas por su vibra relajada y alegre, y por su atención personalizada y rápida. Después de 18 años en su casa original, se mudó al sitio actual en enero de 2016. El nuevo espacio combina diferentes materiales; modernos, reciclados, caribeños y únicos, creando un ambiente acogedor y cómodo. Celebrando sus 20 años de operación, les contamos un poco de su historia.

Jim y Summayyah McCarren se mudaron a Bocas del Toro desde San Francisco, CA, en 1996. Su visión de un restaurante céntrico, donde se podrían reunir los residentes y los pocos turistas/exploradores que llegaban, se hizo realidad en noviembre de 1997 cuando inauguraron el Restaurante Buena Vista. Después de manejar el establecimiento por varios años, decidieron diversificarse en bienes raíces con Buena Vista Realty y alquilar su local comercial. Kelly y Juan Pablo de Caro han sido los dueños del restaurante Buena Vista desde marzo de 2005. Durante estos años se han preocupado por mantener el concepto original, donde la gente puede reunirse, reír, y disfrutar de ricas comidas y bebidas.

Durante años han empleado a cientos de personas locales, siempre tratando de entrenarlos lo mejor posible para que tengan futuro dentro del restaurante, o en otros puestos de la industria turística, aprovechando cada seminario que se ofrece en la isla y cada oportunidad para mejorar su empresa.

Ambos consideran la arquitectura caribeña un tesoro clave de Bocas del Toro, especialmente Isla Colón. Investigaron todo lo necesario para diseñar su nuevo restaurante bajo esta idea, asegurando incluir las líneas, colores y detalles autóctonos del área. También invirtieron tiempo en cada rincón dentro del restaurante. Un vivo ejemplo es la pared levantada con madera del antiguo muelle; un candelabro hecho de botellas antiguas encontradas en el fondo del mar en la costa de Isla Colón; tragaluces para mantener luz natural; y lucetas en los marcos de las puertas y ventanas, clásicos de la arquitectura caribeña. En cada esquinita y con cada mirada se puede encontrar algo diferente. Todo escogido y hecho a mano con amor. La ubicación actual se presta perfectamente para observar los desfiles de Fiestas Patrias (el 2, 3, 15, y 16 de noviembre) y también el desfile de Navidad en diciembre.

El restaurante Buena Vista está abierto todos los días del año para desayuno, almuerzo, cena, y cualquier antojo en el medio. Ofrecen un menú variado que incluye entradas, ensaladas, wraps, hamburguesas, emparedados, mariscos, carne, pollo, y platos vegetarianos/veganos. No se pueden perder el delicioso brownie de la casa, hecho con cacao orgánico local. También hay batidos y licuados naturales de diferentes frutas frescas, y batidos verdes para los que buscan opciones saludables. Ofrecen cerveza nacional e importada, bien frías, cerveza artesanal local de barril, vinos, y una carta extensa de cocteles.

Al visitar el restaurante Buena Vista tendrá la oportunidad de deleitarse con diferentes platos, ricas bebidas, ambiente relajado y excelente vista, mientras apoya directamente a más de diez familias locales.