En el interior de la provincia de Colón, en lo más interno de una bahía de aguas tranquilas, se encuentra el pueblo de Portobelo. Este pequeño lugar de interés histórico se caracteriza por sus ruinas del periodo colonial, que incluyen el fuerte Santiago de la Gloria y la Real Aduana, así como por ser el hogar del Cristo Negro, también llamado El Nazareno, ubicado en la iglesia de San Felipe de Portobelo.

Este pintoresco lugar fue una vez el gran puerto español en América Central, por donde pasaban las riquezas y mercancías destinadas al país conquistador. Hoy en día Portobelo se encuentra en un renacimiento cultural debido al surgimiento de un gran interés por el arte y baile Congo. El pueblo también presenta múltiples fuertes, puertos y museos que invitan al turista a revivir las historias de piratas y corsarios del Caribe.

Además, Portobelo cuenta con playas preciosas perfectas para practicar la pesca deportiva, buceo y snorkel. Una de ellas es Isla Grande, ubicada dentro del Parque Nacional Portobelo, a cinco minutos en lancha del pueblo de la Guayra. Su superficie cubierta de bosques y rodeada de arrecifes de coral la convierten en uno de los destinos favoritos de los panameños.

 

Dato Curioso

El Faro, una de las ruinas más populares en Isla Grande, es un mirador construido por los franceses en 1883 desde donde se puede apreciar una hermosa vista del resto del Caribe.